La psicología infantil y juvenil

La infancia es la época en la que se produce el crecimiento y desarrollo básico del ser humano, para Methodos, el centro de psicología clínica de Pamplona, es una de las etapas más complejas del ser humano. Por eso podrás encontrar entre sus servicios de atención de psicólogo Pamplona, grandes especialistas en psicología infantojuvenil.

La psicología infantil es una rama de la psicología que se dedica al estudio de los niños y los procesos que le encaminan hacia la edad adulta. Es muy importante analizar todo lo que le rodea, como la familia, amigos, sus capacidades de comunicación, el comportamiento en la escuela, su personalidad, la atención, memoria, lenguaje, conducta…

Los niños sufren cambios importantísimos durante su proceso de crecimiento, lo que puede suponer pequeños (o grandes) trastornos en su salud mental. A lo largo de sus primeros años se enfrentará a sentimiento desconocidos, como el miedo, la rabia, la angustia, la ansiedad, etc. Y el cómo se enfrente a ellos y cómo desarrolle su capacidad de resilencia, será determinante en su personalidad y en la evolución de su salud mental.

La psicología infantil tiene el propósito de ocuparse de todos los problemas derivados del desarrollo del niño. Estudiando, analizando e investigando el comportamiento del niño durante el complejo camino hacia la adolescencia. Las áreas en las que trabajan los psicólogos infantiles, se pueden resumir en 2 grandes propósitos:

  • Desarrollo cognitivo del niño: en el influyen muchos factores, como el comportamiento de los padres, la familia o la personalidad.
  • Personalidad: se relaciona con la inteligencia, el temperamento, el desarrollo emocional.
  • Relación con los demás: es importante determinar la capacidad de establecer relaciones.

El objetivo de los psicólogos clínicos es el de apoyar a los niños y adolescentes, y ayudarles a afrontar todas las dificultades que se encontrarán durante esta etapa de desarrollo.

Problemas habituales en la infancia

Ansiedad, miedos, fobias, celos, depresión, fracaso escolar, problemas de control, trastornos en la alimentación, problemas en el sueño, alteraciones de conducta, baja autoestima, problemas emocionales, etc.

Problemas habituales en la adolescencia

Problemas de adaptación social o de autoestima, falta de seguridad en sí mismo, falta de asertividad, bajo rendimiento académico, depresión, ansiedad, obsesiones, problemas de conducta, problemas de comunicación, problemas en las relaciones, conflictos familiares, etc.

Para los padres, no es fácil determinar el mejor momento para que su hijo sea atendido por un psicólogo. Sin embargo, algunas señales les pueden ayudar, como cuando son muy caprichosos, demasiado activos, con problemas en la alimentación, conflictos en la escuela, depresiones, problemas en su entorno, dificultades para conciliar el sueño o problemas de conducta.

 

 


Deja un comentario